Actualidad Ambiental

INCENDIOS FORESTALES Y SU IMPACTO CATASTRÓFICO SOBRE EL ECOSISTEMA

Wilson Espinoza Duarte, Jefe de carreras Área Recursos Naturales IP-CFT Santo Tomás sede Rancagua

Durante la época estival es cada vez más común la ocurrencia de incendios forestales en la región de O’Higgins, sumado a la sequía que nos aqueja hace ya 16 años y a un calentamiento global que está haciendo estragos en el planeta. Por causas naturales o causas humanas esta situación de emergencia afecta directamente a las comunidades, generando un efecto negativo sobre diferentes áreas: ámbito social porque afecta la calidad de vida de las personas, laboral por la pérdida de fuentes de trabajo como el turismo y ambiental directo por la destrucción de los ecosistemas.
Es importante mencionar que en este último aspecto el impacto sobre el medio ambiente es brutal. Al mencionar el concepto de ecosistema debemos recordar que es la relación que existe entre todos los seres vivos del lugar plantas y animales (Biocenosis) con el entorno suelo, agua y clima (Biotopo). La destrucción de la flora local y la muerte de la fauna resultan catastróficas para los ecosistemas, se rompe el equilibrio existente que a la naturaleza le ha tomado miles de años lograr.
El efecto negativo sobre el recurso suelo se hace presente al perder todas las cualidades biológicas que posee. La muerte de macro y microrganismos y la pérdida de materia orgánica alteran finalmente las propiedades fisicoquímicas de este recurso. Al quedar desprovisto el suelo de vegetación se produce el fenómeno de erosión que lo desgasta y empobrece e impide la absorción de agua durante la época de lluvias, dificultando el establecimiento de la nueva vegetación, impidiendo el establecimiento de especies animales y por consecuencia la generación de cadenas tróficas esenciales para un ecosistema saludable. Lamentablemente, cerros erosionados conllevan a una dificultad mayor que ha ido aumentando en Chile – causado por la actividad humana – llamado desertificación, un problema latente y silencioso que amenaza con seguir creciendo peligrosamente.
Como antecedente importante cabe mencionar que las especies vegetales de la zona central son altamente susceptibles a incendios debido a las características botánicas de las especies arbustivas predominantes, que aportan con un gran volumen de biomasa seca y restos vegetales altamente inflamables que – junto con la estación seca de verano – predisponen la ocurrencia de incendios forestales.
Es importante tomar conciencia del daño que ocasionan en el ecosistema las malas decisiones que tomamos o malas prácticas que realizamos. Según la Corporación Nacional Forestal (CONAF) podemos contribuir de la siguiente manera a disminuir la ocurrencia de incendios forestales:

• Evitar fumar en lugares con vegetación seca que pueda arder.
• Nunca arrojar colillas de cigarrillos ni fósforos al suelo.
• No encender fogatas ni manipular otras fuentes de calor, como velas o inciensos, en zonas cercanas a vegetación.
• Si vive en zonas cercanas a vegetación no dejar material que pueda arder (como basura o ramas) en las cercanías de las viviendas.
• Informarse sobre la presencia de reservas de agua cercanas y del funcionamiento de grifos de la zona.

Por Wilson Espinoza Duarte *
Jefe de carreras Área Recursos Naturales
IP-CFT Santo Tomás sede Rancagua

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *