Actualidad Columna de Opinión

NO + SENAME

Rodrigo Assadi Cubillos, director regional (s) Sename Maule.

“No+ Sename”, ha sido una frase que es usada de manera frecuente por organizaciones y personas que demuestran su rechazo contra el servicio. En ese sentido, se entiende que al decir “No+ Sename” se está manifestando el deseo de no más desprotección para los niños, niñas y adolescentes que fueron vulnerados en sus derechos, no más precariedad, no más discriminación, no más ausencia de salud mental, no más malos tratos y un largo etcétera que va surgiendo de los diversos deseos de revindicar la infancia del país. Sin duda compartimos lo expresado y para ello estamos trabajando intensamente.

Cuando usamos la consigna “No+ Sename”, es porque se hace presente un profundo deseo de mejorar los modelos de atención, calidad de los programas, diseño y presencia territorial, oferta del intersector, especialmente cuando se trata de salud y educación, institucionalidad, legislación, coordinación con los tribunales de justicia, profesionales más especializados y otro largo etcétera. Por supuesto que son los cambios que nos movilizan y nos comprometemos a trabajar para lograrlos.

Con el diagnóstico claro y compartido por todos y todas, cabe hacerse la siguiente pregunta ¿qué estamos haciendo para mejorar?

En primer lugar, es imperioso precisar que la realidad mencionada se arrastra por años, motivo suficiente para impulsar importantes y profundas reformas al sistema de protección de los niños, niñas y adolescentes. Es por lo anterior que nos encontramos trabajando con fuerza en múltiples tareas, especialmente en aquellas que tendrán un impacto directo en la vida de los niños, niñas y adolescentes que están bajo la protección del Estado.

Uno de los cambios de importancia en los que estamos trabajando es en el cierre del Cread, conocido por todos en nuestra región bajo el nombre de Entre Silos. Dicho modelo de centros masivos e impersonales ha sido criticado por expertos nacionales e internacionales, y es en ese tenor que bajo el mandato del Gobierno lo estamos cerrando para dar paso a las residencias familiares, garantizándose un cambio profundo en la manera en que el Estado de Chile entiende el cuidado, protección, reparación y restitución de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

La apertura de las residencias familiares implica garantizar un espacio más familiar, acogedor, en los cuales la contención, la seguridad emocional, el cariño y la reparación son el eje central de su funcionamiento.

No obstante, el lograr una instalación satisfactoria de las residencias familiares no es solo tarea del Sename y organizaciones públicas, es una tarea compartida en la cual se debe involucrar la sociedad civil. Es ahí donde radica la importancia de que los vecinos se hagan parte de la inclusión de las residencias familiares en sus respectivos territorios.

Desde Sename tenemos la voluntad y puertas abiertas para trabajar mancomunadamente con todos los vecinos y juntos reivindicar los derechos de los niños, niñas y adolescentes de nuestra querida Región del Maule.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *